Entonces, ¿Quién era él?

¿Cómo alguien con quien compartí tantos años se convirtió en un extraño?  Ahora solamente tengo pregunta tras pregunta.  Y no tan solo me cuestiono mi propia identidad sino la de él.  ¿Será que al ser pareja de alguien nos convertimos en personas distintas?  Yo pensé que era feliz hasta cierto punto, también pensé que lo hacía feliz.

Estamos tan equivocados con el significado de felicidad.  Pensamos que es adquirida y estable.  La realidad es que ser - o sentir - lo que es felicidad es un sentimiento momentáneo, casi irreal.

Hubo risas y momentos felices.  Hubo momentos en los que no me importaba nadamás que hacerlo feliz a él.  Error.  ¿Error? Sí.  Me perdí en mi propia cabeza.  ¿Lo haría denuevo? No.  Pasé todos mis veintes sometida a una relación que no llegó a nada y que al final me dejó sin identidad.  El dolor que yo sentí al no tener certeza de quien era yo, de quien era él y a dónde llegaríamos nunca lo quiero volver a sentir.  Cuando todo terminó, cuando yo terminé con todo, me sentí brevemente fuerte y aliviada, pero con el tiempo quise volver.  Era muy tarde para mí y muy temprano para la otra (pero eso es un tema para otra ocasión).  El jugó sus cartas como gustó pero nadie ganó el juego, porque no era un juego.  

Quizás mi desilusión va más allá de nuestra separación porque pensé que lucharía un poco más por mi, como en las películas.  Pensé que algún día abriría la puerta y él estaría al otro lado esperando por mí.  Error.  Ya no pienso eso,  ya no pienso ni espero nada de él.

¿Habrá alguien en este planeta que sepa y esté seguro de sí mismo?  ¿Cuál es su secreto?  De lo único que estoy segura es de que necesito muchas respuestas que no se si algún día encontraré.  Mis preguntas nacen por su culpa, por nuestra culpa.  Pero no son dirigidas a él.  No son dirigidas a nadie.  No tienen respuesta.

Muchas personas dicen que soy fuerte por haber salido de esa relación.  La verdad es que salí herida, sola y con dudas.  Dudo del amor, de la confianza y del tiempo.  Pero, ¿sola porqué?  Pues nunca he sido de estar rodeada de muchas personas, pero cuando tuve que llorar, lloré sola.  Y, por más raro que parezca, hubiese preferido llorar al hombro de alguien,  aunque nadie pudiese consolarme.  Hoy puedo decir que ya me cansé de llorar, es un dolor de cabeza y me arruina el maquillaje.  Además no lloro por quien que no conozco.  Quizás nunca lo conocí y se me hizo muy tarde para conocerlo.  

Solo espero tener el valor de conocerme a mí misma y nunca jamás volver a dejarme ir.  Espero capturar mis instantes de felicidad y conformarme, aunque no se sienta real.  


Image result for black rose png

Comments

Popular posts from this blog

For real now.

Am I wrong?